jueves, 1 de diciembre de 2011

¿SABRÍAS QUÉ HACER ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE UN ROBO?

Los índices de asaltos y robos han ido incrementándose en los últimos años como producto de la sobrepoblación territorial, la falta de empleo y la flexibilidad de las penas. Lima es la ciudad más insegura del país por encima de Chiclayo, Trujillo y Piura. Lugares donde ha crecido el crimen organizado y en donde se concentran la mayor cantidad de bandas delincuenciales. Cada segundo ocurre un robo en las calles y más aún en fiestas de fin de año. La pregunta que todos se hacen es ¿Qué hacer para prevenir un robo? ¿Cómo actuar ante un robo? Y ¿Qué hacer después de un robo? En los siguientes párrafos desarrollaré detalladamente una serie de recomendaciones que les será de mucha ayuda. Recuerden que su seguridad está primero.

En primer lugar, uno de los tips básicos para evitar un robo en la calle es no llevar consigo prendas y objetos de valor. Para salir a la calle es necesario llevar solo lo que se va a usar. Las prendas deben ser lo más discretas posibles y traten de evitar llevar accesorios que puedan llamar la atención. Si deben llevar documentos, escóndalos en un bolsillo secreto que esté visible en la parte delantera de su cuerpo. Trate de no llevar todas sus tarjetas de crédito consigo, recuerde que pueden acabar con su vida y la de su familia por eso. Evita transitar por lugares solos y a altas horas de la noche. Trata de estar siempre acompañado por una persona mayor que tú y comunica en una red social o algún espacio público los lugares donde estarás, de preferencia fija las horas, para que puedan buscarte si ocurre algo. Si vas a usar el transporte público, evita sentarte en la parte de atrás de los microbuses; ya que, pueden arrinconarte y amenazarte con hacerte un daño. Si vas parado, mantén los ojos cerca de tus bolsillos y mira disimuladamente los movimientos de las personas que están sentadas. Si vas en un taxi solo, jamás te sientas en la parte de adelante del vehículo. Ubícate en la parte de atrás, exactamente por detrás del piloto. De manera que, si intenta desviarse de su ruta o te amenaza, puedes estrangularlo por la parte de atrás. Apunta siempre la placa del vehículo y si la persona te da mal aspecto, no subas por ningún motivo. Por eso, es recomendable contratar taxis de empresas privadas, la diferencia de soles es mínima. Su seguridad vale más que eso. Si el taxi está en movimiento y te lleva por caminos peligrosos, no bajes por ningún motivo, pues, podría complicarse tu situación. Coge tu teléfono y llama a una persona cercana para que te espere en un punto determinado, en un tiempo determinado. Si no llegas a tiempo, avisarán a la policía. Sigue estos consejos y te aseguro que no tendrás dificultades.

Veamos qué ocurre si llegara a ocurrir el robo. Mantén la calma en todo momento y trata siempre de negociar con el ladrón ofreciéndole tus pertenencias a cambio de tu libertad. Nunca intentes amenazarlo porque podrías empeorar la situación. Evita el enfrentamiento, éste deberá ser el último recurso. Dale tus cosas sin ofrecer resistencia y si insiste en hacerte un daño deberás arremeter contra él. Para esto, debes de asegurarte de que no cuente con armas de fuego. Si en caso lo tuviera, reduce el espacio entre los dos o aleja el espacio. Distráelo. Por ejemplo: ¡La policía! En su desesperación, el ladrón siempre volteará por curiosidad. Para esto, debes actuar rápidamente y deberás arrebatarle el arma. Otra opción es conseguir un objeto contundente a la mano y pegarle directamente en la cabeza. Eso te dará el tiempo de recuperar tus cosas y escapar. Recuerda siempre que la confianza es vital en estos casos. Si el ladrón te nota desconfiado, se aprovechará de la situación. Si ve un hombre sereno y más inteligente que él mismo, sentirá temor. Ésta es la clave del éxito. Si el robo ocurre en una tienda, trata mantenerte lo más callado posible, como si fueras parte de la escena. Intenta enviar un SMS por tu teléfono de manera discreta y sin quitarle los ojos de encima al ladrón. Si hay una persona herida trata de asistirlo en lo que puedas, de lo contrario limítate a comunicarte con las demás personas por medio de señas. Si existe la posibilidad de dominarlo hazlo de manera rápida y sin errores. Para tenerlo en la palma de tu mano puedes aplicarle una llave que lo desmaye o con un fuerte golpe lo derribarás. Recuerda las zonas de mayor vulnerabilidad: cabeza, nariz, garganta, plexo solar, pelvis y rodillas.

¿Qué hacer después del robo? Llama a una autoridad inmediatamente y a tus familiares indicando el lugar donde te encuentras. Si estás secuestrado trata de recordar el ambiente lo más posible que puedas. Sonidos, olores y busca siempre rasgos de familiaridad en tus captores. Has la respectiva denuncia en una comisaría cercana y asegúrate de que el ladrón cumpla con todo el peso de la ley.

En conclusión, no olvides todos los puntos que hemos mencionado en este artículo y recuerda siempre que lo más importante de todo es evitar, tener confianza en sí mismo y mantener la calma en todo momento. Espero que te sirva y puedas salvar tu vida algún día.